Industria Vinícola

En la industria vinícola es prácticamente imprescindible el uso de bombas para el transporte de fluidos como el mosto o el propio vino y sólidos como las pastas de orujo.

En todas las bodegas la utilización de bombas para el transporte de dichos elementos a través de mangueras o tuberías se realiza mediante la utilización de bombas de trasiego. Una bomba es una máquina que transforma la energía mecánica aportando dicha energía a un fluido o sólido para el transporte de estos en condiciones de presión.

La utilización de estas bombas va desde el transporte de la uva estrujada, el mosto o el vino hasta su almacenamiento o embotellado final, pasando por procesos intermedios como el trasvase de fluidos en sistemas de refrigeración, siendo importante saber que tipo de equipos de bombeo se han de utilizar según las operaciones a realizar.

También importante destacar que las bombas para vino pueden ser equipos fijos o móviles para desplazar vinos y mostos de un sitio a otro dentro de la misma bodega, e igualmente se utilizan para retirar fluidos más viscosos o con partículas en suspensión como las lías, hollejos,... estando estos equipos de bombeo preparados para minimizar el riesgo de oxidación de dichos fluidos, especialmente el vino, para mantener las propiedades de dicho fluidos intactas.

Según su aplicación y características las bombas para la industria vinícola pueden ser de varios tipos:

  • Helicoidales.
  • Helicoidales de alimentación forzada.
  • Rodete flexible.
  • Stator flotante.
  • De pistón, etc.

La cada vez mayor exigencia de bodegas y cooperativas de producir vinos de calidad constante, requiere la utilización de sistemas de bombeo y de trasiego cuidadosos, punto este en el que destacan nuestras bombas para la industria vinícola, ofreciendo equipos para el bombeo sin pulsaciones de orujos, mostos y uvas enteras. Nuestro equipos transportan estos fluidos desde el lado de aspiración al lado de presión de forma cuidadosa, evitando el deterioro de los productos transportados, reflejándose esto en la calidad del vino.

Las bombas para el trasiego de vinos deben cumplir entre otros unos requisitos mínimos como son:

  • Transporte cuidadoso del producto, sin que se produzca pérdida de aromas o bouquet, ni de carbónico, manteniendo la ausencia de turbulencias excesivas y el calentamiento del producto, especialmente perjudicial para el vino.
  • Capacidad de adaptación, es decir, que pueda ser regulada en cuanto a su rendimiento y presión, de una forma estable y de acuerdo a las necesidades en cada momento.
  • Capacidad de manejo de sólidos en suspensión.
  • Facilidad de limpieza.
  • Deben estar fabricadas con materiales adecuados al contacto con el producto.